¡Precio rebajado! Baño de crema de caléndula para bebe 200ml Weleda Ver más grande

Baño de crema de caléndula para bebe 200ml Weleda

Solución limpiadora para bebés que protegerá la barrera dérmica de los más pequeños

Más detalles

10,88 € impuestos inc.

-5%

11,45 € impuestos inc.

Ficha técnica

Ecológico
Vegano

Más

Cuidar la piel del bebé es muy importante porque es una parte de su cuerpo en continuo desarrollo que necesita muchos mismo para que no se seque ni se desgaste prematuramente.

El baño de crema de caléndula de Weleda es una forma distinta de limpiar y calmar la piel de tu bebé. También está recomendado para adultos con piel sensible. Este producto de Weleda te permitirá crear baños cremosos que hidratarán y cuidarán las pieles más sensibles y secas.

Entre sus principales activos, se encuentran el aceite de almendra dulce y el sésamo, que cubrirán la piel del bebé con una capa oleosa y delgada que podrás notar cuando le saques del baño. Así conseguirás que su equilibrio dérmico se mantenga estable y le dejarás un aroma fresco y delicado.

¡Prepara un baño higienizante y relajante para tu bebé!

 

Modo de empleo

Añade un par de gotas al agua justo antes de que la bañera esté llena (la temperatura del agua debe de ser de unos 37ºC) y mézclalo en el agua con la mano. Si vas a duchar al bebé, añade un chorrito a una manopla de baño húmeda y límpiale con ella.

Composición

ALCOHOL. AQUA. CALENDULA OFFICINALIS EXTRACT. GLYCERIN. GLYCERYL OLEATE. LINALOOL. PARFUM. PRUNUS AMYGDALUS DULCIS OIL. SESAMUM INDICUM OIL. SODIUM BEESWAX. XANTHAM GUM. LIMONENE.

Caléndula

La Caléndula es una de las plantas más eficaces y versátiles en el campo de la dermatología, por eso llevamos cultivándola en nuestro jardín botánico desde hace más de 80 años.


Conocida desde la antigüedad, la también llamada “Merygold” no ha sido sólo popular como planta medicinal. La radiante y soleada flor de color naranja era una planta ornamental muy común entre los griegos y romanos, indios y árabes. Y su tintura, de color dorado, se utilizaba durante mucho tiempo para telas, alimentos y cosméticos. A Europa llegó a finales de la Edad Media.


Absorbiendo energía del sol

El aspecto de la Caléndula es delicado, femenino e ingenuo y contrasta con su propia naturaleza. Es una planta con una fortaleza deslumbrante, capaz de sobrevivir a fuertes heladas como de resistir a los rayos del más bravo sol, ya que sus raíces proliferan rápidamente en la tierra absorbiendo vitaminas y proteínas. 

 

Crece en tierras que se pueden situar hasta los 1.000 metros por encima del nivel del mar, siendo su periodo de florecimiento desde junio hasta octubre.

 

Posee la particularidad de mantener el agua en su ancho tallo permitiendo, de este modo, la proliferación y nutrición de sus frondosas y fuertes hojas que llegan a alcanzar hasta 13 cm de largo. De hecho, sus hojas son la parte más llamativa donde radica además su máximo poder, un elixir rico en vitaminas y minerales que le hace merecedora del cuidado y protección de las pieles más delicadas y sensibles.


Poder regenerador para el desarrollo de piel sana

Las sustancias activas de la Caléndula reducen la inflamación y fomentan la formación de nuevos tejidos mientras los carotenos, flavonoides y aceites esenciales fortalecen la piel contra agresiones externas. Por sus propiedades regeneradoras, calmantes y protectoras, es una planta especialmente valiosa para la delicada piel de los bebés. Su piel, cinco veces más fina que la de un adulto, forma una barrera protectora con depósitos de grasa que mantienen la piel caliente y garantizan un buen funcionamiento de los órganos. Pero esta piel tan joven no es capaz aún de adaptarse a los cambios bruscos de temperatura. La caléndula ayuda a complementar la acción celular de la piel y reforzar la resistencia de los tejidos de manera duradera para que pueda desarrollar su papel protector. La estructura de estos lípidos es muy similar a la del manto hidrolipídico de la piel, por eso se absorben con facilidad y no obstruyen los poros, dejando que la piel respire, y que los nutrientes penetren.


Weleda elabora cosméticos y medicamentos 100% naturales de forma ética y responsable con el medio ambiente desde 1921, buscando estimular e inspirar cuerpo, alma y espíritu con sus productos. Todos sus productos satisfacen los exigentes criterios de la cosmética natural controlada BDIH y el sello NaTrue, la certificación más estricta y completa del mercado para la cosmética natural y bio, así como la certificación Demeter, una triple garantía de cosmética natural y biológica auténtica y certificada.

En Weleda tenemos normas muy claras para nuestros productos:

  • Sin ingredientes químicos sintéticos
  • Sin conservantes sintéticos
  • Sin fragancias sintéticas
  • Sin nada sintético

Y además como creemos en la belleza de todas las criaturas, no testamos nuestros cosméticos ni sus ingredientes en animales

Nuestros estándares de calidad no sólo son altos, sino que son el referente para la industria del cuidado de la belleza. Participamos activamente en el desarrollo de normativas que te ayuden a tomar decisiones de forma más transparente e informada, y continuamente ideamos nuevos procedimientos de ensayo y análisis para mantener los estándares más rigurosos. Eso es lo que tú esperas de nosotros, y es también lo que esperamos de nosotros mismos.

Nuestra definición de calidad

En Weleda, calidad y sostenibilidad van de la mano. Por eso, nuestros criterios son muy estrictos y contienen numerosas directrices para el desarrollo sostenible de productos, materias primas, origen, producción, uso de aditivos y perfumes, tests en animales, envases y otros aspectos.

 

Partimos de la máxima exigencia en la selección de las materias primas y las tratamos de manera cuidadosa y selectiva, respetando su máxima pureza y potencia innata para garantizar que los ingredientes activos puedan desarrollar plenamente sus efectos.

 

Con el fin de garantizar su mayor calidad de manera sostenible, vamos allí donde el ingrediente es más puro, donde su energía nos regale sus mejores propiedades porque cada planta, como cada uno de nosotros, nos ofrece lo mejor de sí misma en el entorno que más fuerte y seguro le haga sentir.


¿El resultado de esta definición de calidad? Productos profundamente activos que no solo garantizan un bienestar a largo plazo, sino que, además proporcionan una experiencia única a nuestros sentidos que se nota durante la propia aplicación. Nuestra prioridad es ofrecer productos honestos y de la máxima calidad a nuestros consumidores y pacientes, que cumplen con lo que prometen. Creemos que sólo las sustancias naturales, cuidadosamente seleccionadas, son capaces de fortalecer nuestro cuerpo para que por sí mismo mantenga su equilibrio natural. 

Máxima calidad durante todo el proceso

El desarrollo constante de métodos de ensayo científicos supone también una parte esencial en nuestro control de calidad. Para la elaboración de nuestras fórmulas elegimos una calidad superior en la que decimos NO a conservantes sintéticos como los parabenes, colorantes, perfumes sintéticos, siliconas, grasas sintéticas ni sustancias de origen petroquímico como parafinas o modificadas genéticamente.

 

Siempre que es posible, utilizamos materias primas procedentes de la agricultura ecológica o biodinámica certificada y recolección silvestre controlada. 

 

Por otro lado, también decimos un NO a los tests en animales, renunciando a ello en toda la cadena de producción y sólo utilizamos aceites esenciales naturales para “perfumar” nuestros productos. Además, todos nuestros productos están elaborados de tal forma que no es necesario el uso de conservantes sintéticos ni "conservantes idénticos a los naturales”. 

 

Ponemos mucho énfasis en la calidad ecológica de nuestras materias primas, con el fin de minimizar nuestra huella en el medio ambiente durante toda la cadena de producción, sin olvidarnos en ningún momento del aspecto social basando las relaciones con nuestros proveedores en la confianza y la colaboración, bajo acuerdos de comercio justos.

 

Además, todos los procesos de fabricación, desde el aprovisionamiento, los materiales de embalaje y los productos finales cumplen numerosos requisitos, que incluyen el cumplimiento normativo, las buenas prácticas de fabricación (BPF), las farmacopeas y los reglamentos legales nacionales en los países de fabricación y venta. 

Certificado Natrue

La cosmética natural carece de un marco legal bien definido. Natrue es el primer sello de calidad reconocido a nivel internacional para los cosméticos naturales y orgánicos, y también el más estricto. Weleda cuenta con este aval desde su origen.

 

Toda una vida de experiencia

Tenemos más de 90 años de experiencia en la fabricación de cosméticos naturales y productos farmacéuticos. De acuerdo con nuestro lema - en armonía con el ser humano y la naturaleza – nos hemos comprometido a tratar la naturaleza de una manera responsable y cuidadosa. Por ello, garantizamos la alta calidad y la obtención de las materias primas a través del cultivo biodinámico en nuestros propios jardines de plantas medicinales, o mediante la recolección silvestre certificada, o la estrecha cooperación con los productores a largo plazo.

 

  • Además de la calidad de las materias primas, nuestro compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa nos conduce a establecer contratos de comercio sostenible y socialmente responsable, conocido como comercio justo. Esto se aplica a toda la cadena de producción. 
  • Evitamos todo tipo de colorantes y fragancias sintéticas, incluso los conservantes idénticos a los naturales, y sólo utilizamos aceites esenciales naturales para aportar un perfume natural a nuestros productos.
  • La calidad social, ecológica, humana y terapéutica de todo lo que hacemos, forman los cuatro pilares que fundamentan nuestra definición de calidad.

 

Productos Relacionados

12 productos más en la misma categoría: